EL CICLO SEXUAL EN LAS PERRAS:
El objetivo de este pequeño artículo es ofrecer unas nociones para la mejor comprensión de la fisiología reproductiva de 
la perra, incluyendo qué se puede hacer ante una gestación no deseada.

Empezaremos diciendo que la pubertad es la aparición de la actividad cíclica sexual y tiene lugar entre los 6 y los 18 meses 
de edad, siendo la media de unos 8 meses. 

El ciclo sexual de la perra es, en comparación con el resto de los animales domésticos, único en muchos aspectos, ya que el 
tiempo que transcurre entre los periodos de celo (5-7 meses) es muy largo en proporción al tiempo de gestación (62 días), 
y la ovulación se produce una sola vez (pero en varios días) por celo. 
Los periodos entre celos de una perra pueden variar entre 5-12 meses sin razón patológica (aunque lo más normal es 
que sea de 6 meses, siendo lo importante la regularidad entre los ciclos en una misma perra.


Etapas del ciclo sexual de las perras

El ciclo sexual se divide en 4 etapas:

PROESTRO: tiene una duración media de 3-15 días. Las manifestaciones externas son aumento del volumen de la vulva, 
pérdidas sanguíneas vulvares y atracción de los machos. En esta fase la perra no admite la monta del macho.
Algunas perras tienden a orinar con mas frecuencia o en lugares en que no lo hacían habitualmente, otras a escapar o insistir 
en sus paseos habituales.
Durante el periodo de celo la hembra atrae a los machos debido a que en el vestíbulo vaginal se elaboran unas sustancias llamadas feromonas que estimulan los receptores químicos olfatorios del macho, esta sustancias también pueden estimular a otras hembras con las que conviven y comenzar a ciclar. Si bien atrae a los machos, permite que la huelan pero no se deja servir.
ESTRO: popularmente conocido como periodo de CELO. Tiene una duración de 5 a 10 días. Lo marca la aceptación del macho por parte de la hembra. El sangrado continua, aunque menos intenso, vulva con mayor edema y más blanda, si pasamos una mano sobre el lomo en la base de la cola eleva los labios vulvares, postura característica de la aceptación, comienzo del período fértil permite el servicio (uno o varios), pasado este momento volverá a rechazar al macho. Todos estos cambios morfológicos y de conducta son debido a la acción de hormonas, secretadas por los ovarios, estrógenos y progesterona. Durante el proestro crecen en los ovarios, folículos (estructuras que contienen los óvulos) cuanto más crecen, más estrógenos producen (secreción vaginal, aumento del tamaño de la vulva, conducta) llegando al final del proestro estas hormonas alcanzan su máxima concentración la progesterona comienza a aumentar luego los estrógenos a descender, este descenso junto con el ascenso de la progesterona permite la liberación de otra hormona: L.H. (hormona luteinizante, secretada por la glándula hipófisis ubicada en la cavidad craneana) , comienzo del estro, la L.H. va a permitir la liberación del óvulo del folículo (ovulación) aprox 48 hs. posteriores a la secreción. Ocurrida la ovulación se forma en el ovario el cuerpo lúteo productor de grandes cantidades de progesterona. El óvulo canino tiene la particularidad de que, tal cual es eliminado no puede ser fecundado necesita madurar en un lapso de 48 hs. Siguiendo con lo que observamos sintomatologicamente una perra servida en el día 11 de comenzada la perdida y con un solo servicio quedara preñada. Sin embargo existen perras con celos mas cortos o mas largos, también aquellas que a pesar de estar en el momento adecuado no aceptan la monta o bien que la aceptación comienza varios días antes de la ovulación o que siguen aceptando varios días después, con lo cual servicios muy tempranos o tardíos resultaron infértiles. En el caso de las perras que no aceptan la monta es muy importante una correcta revisación de genitales y aparato locomotor (miembros posteriores y columna) ya que pueden existir impedimentos físicos para la copula, aunque también encontramos alteraciones en la conducta, hembras muy mimadas o que conviven con otros machos y se vuelven selectivas. DIESTRO o Metaestro: (de 110 a 140 días): este periodo comprende la gestación, parto y lactación si se produjo fecundación o la regresión a la normalidad de los tejidos si no se produjo. En el caso de las perras que no han sido servidas, debido al nivel de progesterona elevado, pueden presentar síntomas de pseudogestación. La acción que la progesterona produce sobre el útero para permitir albergar los cachorros también lo hace susceptible a la instauración de patologías uterinas. ANESTRO: (de 150 a 250 días): ahora no hay signos exteriores y es el periodo ideal para realizar toda clase de intervenciones (ovario histerectomía).  La duración del mismo es variable y es el que va a condicionar a la perra para que presente uno o dos ciclos por año, ya que los períodos anteriores tienen un tiempo promedio fijo. Es un período de reposo sexual, no hay cambios hormonales, la hembra no presenta síntomas particulares ni tampoco alteraciones en el comportamiento. Debido a todas estas características determinar el momento fértil solamente por la sintomatología puede traer fallas en la concepción. Existen en la actualidad diferentes estudios: test o dosaje de L.H., citología vaginal, test o dosaje de progesterona, que nos permite ubicar el momento más oportuno para realizar el servicio. El celo que se acaba de describir, ha dado origen a lo que llamamos “mitos” , es decir lo que dicen los criadores experimentados acerca de cuando servir las perras: 1) El día 11. 2) Cuando se le retira la pérdida 3) Cuando la pérdida se aclara 4) Cuando la perra acepta al macho Como todo mito, estos tienen un fundamento y son ciertos en un 60 % de las perras. ¿Cuales son los extremos? *Hay perras que no pierden sangre en ningún momento del celo: se llaman celos silenciosos o celo blanco. Los machos siempre los detectan y siempre hay algún edema de la vulva, pero frecuentemente los propietarios creen que sus perras no presentan celos. *Otras perras pierden en forma abundante sangre roja durante todo el celo, mientras que otras disminuyen en tal forma la secreción en el momento en que se produce la ovulación y parece que la pérdida se les fue. *Hay perras que no aceptan el macho en ningún momentodel celo y otras que lo aceptan durante más de 20 días. *El momento fértil varía entre el día 3 y el día 30 del comienzo del sangrado. Estos son extremos, pero son frecuentes las perras que deben servirse el día 20 o el día 9. El servicio o acoplamiento tiene varías etapas, comienza con juegos y participación activa del macho y la hembra, olfateo y lamido de genitales, luego el macho monta y abraza la hembra, inicia la búsqueda mediante movimientos de la pelvis, se produce finalmente la penetración, la misma se logra sin erección ya que el pene presenta un hueso que confiere rigidez al mismo. Una vez realizada la penetración, los movimientos copulatorios son más intensos, produciéndose la erección y abotonamiento. Llegada esta etapa algunos machos desmontan y giran quedando ambas grupas enfrentadas, otros permanecen montados sobre la perra como descansando durante un breve tiempo. Durante los primeros minutos de esta fase en los que los perros desmontan enseguida o durante la fase pasiva con el perro montado, se produce la eyaculación de la porción rica en espermatozoides. El resto del tiempo que dura el abotonamiento se produce la eyaculación de la porción prostática que le da volumen al eyaculado. Los espermatozoides llegan rápido al lugar de fecundación (trompas de Falopio), no importa entonces el tiempo de acoplamiento, ni el hecho que la hembra orino después del servicio. Perfectamente puede quedarse preñada en el primer chorro de semen que provoca el macho cuando introduce. Muchas veces los propietarios preguntan cuándo es conveniente que su mascota tenga cachorros, la edad adecuada para el primer servicio varía según la raza. Es así, que, en las razas pequeñas, éste puede realizarse alrededor del año (a partir del 3º celo). Sin embargo, no hay que tener en cuenta sólo la edad, sino también el desarrollo corporal y madurez adecuada para que la hembra pueda mantener la preñez, parto y amamantamiento de sus cachorros. Las cruzas deben realizarse cada 2 celos, (dejando 1 celo de por medio). Esto les permite a la perra acomodar su ciclo y tejidos. Por otra parte, conviene tener en cuenta hasta cuándo servir una perra. Si bien las perras ciclan toda su vida los últimos celos pueden ser sin manifestaciones externas o irregulares. Sería apropiado no prolongar los servicios más allá de los siete años aunque, esto también está muy relacionado con el estado del animal y sus antecedentes sanitarios y reproductivos. El macho por su lado es apto y su semen es fértil a partir de los 10-11 meses. Siempre te debes de informar en la Federación de tu país, pues en algunos lugares varia la edad permitida. COMPORTAMIENTO EN LA MONTA: CELO Y GESTACIÓN: Desde el momento que la perra sale en celo y se piensa cruzar, se deben hacer varias cosas, a la hembra: 1- Desparasitacion 2- Revacunación 3- Es conveniente un reforzamiento en su alimentacion Para determinar el momento propicio de la monta, es conveniente realizar Citologias y analitica de progesterona, la ovulación se da una sola vez y esta dura aprox 48 a 72 horas, aunque puede darse según en que hembras en periodos distintos, normalmente se dá entre los días 11 y 15 del celo. Cuadro del ciclo: 5 4 Cinco días antes podemos observar que la vulva se inflama. 3 2 1 Empieza a haber interés por el macho. 1 Flujo rojo. 2 3 4 Flujo rojo claro. 5 6 Flujo rosado. 7 8 Flujo incoloro. 9 10 11 12 La mejor época para un apareamiento. 13 14 15 La hembra sigue siendo receptora. 16 17 18 19 La hembra rechaza al macho aunque la fecundación sigue siendo posible. 20 21 22 - Es contraproducente dejar el macho con la hembra demasiado tiempo, si la hembra no esta receptiva, son primerizos algunos de los dos, lo único que se conseguirá es estresar al macho y puede tener consecuencias, o simplemente la hembra puede morderle. Antes de llegar a lo que es la copula, es aconsejable dejarlos sueltos un rato para que jueguen y estimulen. - Si por el tamaño del macho no llega bien a hacer la monta, habra que ponerlo sobre algun tipo de plataforma (normalmente se ponen dos mantas o toallas dobladas en forma de "L", sujetando la hembra para que no se mueva. También es aconsejable aplicar algún tipo de lubricante en la vagina de la hembra, y por supuesto que este limpia, el pene del macho también puede limpiarse con algun producto especifico. - Observar en todo momento la copulación y cuando el macho se enganche debemos sujetarlos tomados, debes saber que el macho cuando realiza la copulación no tiene su pene erecto, su erección llega después de la penetración de la hembra. El sujertarlos fundamentalmente es para evitar un desgarro en la hembra o una fractura en el pene del macho (los machos tienen un hueso en el pene, que es el que hace posible la penetración sin tener erección, de sufrir una fractura quedaria inservible para la reproducción). - La duración de la copulación dependerá del macho principalmente y puede durar entre 10 minitos a más de media hora), nunca se debe intentar separarlos y el acto deben realizarlos en un lugar tranquilo, sin que existan otros perros, pues podria dar lugar a riñas entre ellos. - El semen del perro puede ser fertil dentro de la hembra durante 24 horas, por lo que las montas podrán hacerse en días alternos. - Es importante seleccionar los reproductores por su tipicidad, correctos rasgos, y con la valoración de que no sean portadores de defectos o taras que desvirtuen la raza, si se es primerizo siempre es aconsejable pedir consejo a personas con experiencia y conocimiento de las lineas de sangre de los reproductores, nunca se selecionarán unos reproductores por su tamaño, ya que el tamaño de un Yorki hablando en los parametros normales que marca el Estandar nunca serán grandes, pero esto tampoco significa que se crucen con ejemplares que sufran defectos tan graves como son el Enanismo o Raquitismo. Esta comprobado que en las reproductoras muy maduras, a partir de una medina edad, la mortalidad neonatal aumenta con el numero de camadas. Este fenomeno se relaciona con las secuelas de la anoxia en los cachorros, provocada por la inercia uterina primaria, muy corriente en este tipo de reproductores mayores. A fin de limitar este riesgo, algunos seleccionan dentro de los ejemplares de su interes por genetcia etc... por su prolificidad y sus cualidades maternales y las desechan cuando llegan al limite de edad estimado, según las estadisticas de la raza (nos referimos a reproductoras normales, sabemos que es una excepción las reproductoras de elite). La consaguinidad excesiva afecta más a la prolificidad de las reproductoras y a la calidad del semen de los machos, que a la viabilidad de los cachorros. Asi deberemos tener mucho cuidado con el exceso de consanguinidad ya que aumenta la probabilidad de que aparezcan taras recesivas, que se reflejan en malformaciones congenitas o en falta de anidacion cuando la homocigosis resulta letal. En medida de lo posible no deberemos pasar del 16% del indice de consaguinidad, por eso valoraremos cuando examinamos un pedegree, lo que llamamos sangre nueva, que por supuesto siempre ira en función de lo que el Criador en cuestión quiera invertir en sus reproductores, siempre le saldra más rentable cruzar con sus propios sementales, aunque en muchos casos tienen suficientes para una buena selección. Los ejemplares deben ser valorados por su TIPICIDAD de la raza, y buscando siempre un mejoramiento en los rasgos de sus antecesores. - La monta debe hacerce preferentemente después del 2º o 3º celo, ya que físicamente estan en condiciones óptimas. Para que la perrita pueda gestar es necesaria que tenga buenas caderas. Se puede saberlo si es que la distancia entre el ano y la vulva es de 1 dedo y medio. - Otro método para dejar preñada a la perrita, es la inseminación artificial. Los veterinarios a veces con mucha razón, están en contra que realicemos nosotros mismos las inseminaciones, pues muchas veces no se toman las medidas higiénico-sanitarias oportunas, causando una infección de útero o piometra, con la posible posterior ovarihisterectomia o vulgarmente "vaciado", lo que nos condena a decir adiós al futuro reproductor de la perra.
Venden kit completos para realizarla, aunque no son sumamente necesarios.
En la mayoría de los casos no estamos capacitados para hacerlo, por lo que insisto que es conveniente que lo realice un facultativo.
GESTACIÓN: El tiempo de gestación: lo normal es 62 dias, aunque pueden adelantarse cuando el parto es numeroso. De 58 a 62 días. No deben de durar más de 65, esto significa que hay complicaciones. Es recomendable hacer revisiones periodicas a una hembra en periodo gestante, el facultativo nos ira diciendo las pautas a seguir, en cuanto si hace falta o no cesaria, nos lo dirá el propio veterinario, solo tenemos que tener en cuenta acudir con nuestra perra inmediatamente si vemos que el parto se le ha parado o bien si pasan mas de 65 dias de gestación, momento que quizás si haya que realizar una cesaria. Que no se suba a lugares altos: sofa, sillones, cama, silla, etc. Puede perder a la camada. Se puede confirmar la gestación a los 28 días o bien por palpación o bien por ecografia.... Sobre la palpacación es algo muy complicado, que solo una persona muy experta podria hacerlo, ya que si lo hacemos sin tener ni idea podriamos dañar a los posibles fetos. En cuanto a la ecografía aparte de confirmarte o no el embarazo, también te dará una idea de cuantos cachorritos esperas. Durante la gestación es posible que uno o varios cachorros se reabsorba. Cuando una perra readsorve los cachorros, su propio cuerpo los desace y elimina,por lo tanto no pasa nada, a veces ni te das cuenta, sólo en el último momento claro está que si te esperabas 5 y trae por ejemplo 3. La manera de saber si se ha readsorvido alguno, es haciendo otra eco y si no es así, no lo sabes hasta que la perra ha parido... ALIMENTACIÓN: La alimentacion durante el inicio de la gestacion, la gestacion y la lactancia, se transforma en un factor preponderadante para la salud de los cachorros y de la madre. Los cuidados en una perrita que va a parir no comienzan con la gestación, sino en el mismo momento que la perrita es cubierta por el macho, es posible que por el cambio la perrita se le abra mucho más el apetito, hasta que finalmente en los últimos días puede ser que lo pierda, y esto no debe dar lugar a que aumentemos su dieta, únicamente procuraremos que la dieta sea más rica, tanto se trate de comida natural o alimeto balanceado (pienso). La prevencion alimentaria consiste en adaptar cualitativa y cuantitativamente la ración materna a las necesidades fisiologicas de la gestacion y de la lactancia. Decimos esto porque el aporte energetico debe perimitir en los cachorros la formacion de glucógeno hepático de reserva, sin favorecer al mismo tiempo el depósito de grasas en el canal pélvico materno. Debe prestarse gran atencion a la concentración de vitamina A del alimento, ya que los excesos pueden provocar fisuras del paladar, deformacion de la cola, orejas y la columna vertebral, asi como momificación fetal y mortalidad neonatal. El periodo de mayor susceptibilidad está comprendido entre los días 17º y 22º de la gestacion. Este problema de la vitamina A, muchos no lo consideran y sacan hipótesis de las reabsorciones y mortalidad pensado en otros problemas como el Herpes Virus. El exceso de vitamina D predispone a la calcificación de los tejidos blandos, las estenosis valvulares y el cierre prematura de las fontanelas. También es importante saber que los excesos de suplementos vitaminicos y precoces en calcio pueden predisponer a la madre a ataques de Eclampsia previa o posterior al parto, en el primer caso podemos darnos con casos de partos prematuros y en el segundo caso aplastamiento accidental de los cachorros. Por lo que la alimentación de las hembras en estos periodos deberá ser un tanto especial y más cuidada, si utilizamos alimentacion seca la hay especifica (el pienso tiene hormonas para rápido crecimiento, etc...), si por el contrario estamos dando una alimentacion natural nos ayudaremos de complejos vitaminicos especificos para dar un buen equilibrio de minerales, a parte de que la carne sea de buena calidad. Ampliaremos su dieta con suplementos vitamínicos basados generalmente en un aumento del fósforo y el calcio para evitar las famosas Eclampsias (pérdida de calcio en la sangre de la madre), de lo cual hablaremos más adelante. La alimentación de una hembra gestante o lactando, no debe ser bajo ningún concepto, solo de pienso, aunque sea la perra marinera de pienso, debe de comer fruta, queso, carne huevos en las proporciones de su tamaño, tampoco debemos de pasarnos creyendo que si lo hacemos, solucionaremos lo atrasado. Muchos piensan que al darles calcio en el periodo de gestación, en vez de salirles un Yorki, les va a salir un pastor alemán. Otros piensan, que el pienso lo lleva todo. Pero no es así! La administración del calcio varia, hay quienes lo dan 10 días antes del parto más un fijador de calcio, otros directamente se lo dan a través de complejos vitaminicos y nada extra para no excederse. Lo mejor es consultarle a tu veterinario de confianza o algún criador con experiencia! Gestaciones no deseadas: Desafortunadamente encontramos con frecuencia gestaciones por monta accidental cuando en una misma casa existen perros de diferente sexo, o bien cuando la perra tiene acceso a la calle y en un momento se cruza con un perro extraño. Esto genera un completo conflicto ya que en algunos casos está en riesgo la vida misma de la perra si el macho es demasiado grande, ya que tendrá problemas al parto. Otros problemas se suceden cuando tenemos perras finas cruzadas accidentalmente con perros de otras razas, embarazos en perras demasiado jóvenes o demasiado maduras, o bien cuando no se desea la responsabilidad de tener nuevos cachorros. Para estas situaciones lo más importante es acudir inmediatamente al veterinario quien orientará apropiadamente sobre qué hacer. Existen productos en el mercado, denominados antiprogestágenos, que controlan las gestaciones no deseadas. PREVIO AL PARTO: Cuando se acerca la fecha prevista para el parto unos dias antes. Debemos tener preparados varios elementos para el día del parto y no esperar al último minuto. Hagamos un pequeño inventario sobre lo que necesitamos: 1. Trapos limpios, periodicos para luego utilizar durante el parto y los dias siguientes. 2. Toallas limpias para secar a los cachorros (preferiblemente una por cachorro) 3. Desinfectante natural. Caléndula en spray. 4. Una manta electrica, para usar como calefaccion. 5. Termómetro de ambiente para controlar la temperatura, intentaremos colocarla a la altura de los cachorros. 6. De paridera podremos utilizar una caja tipo de las que se usan para guardar las sabanas debajo de la cama. 7. Pinzas para pinzar el cordon umbilical, de las que se usan en cirugia (Mosquitos). 8. Estimulante respiratorio, para cuando los cachorros salen un poco asfixiados, o dando bocanadas, pues esto lo que hace es facilitar la expulsión de los líquidos que tragan al nacer. Debemos tener nuestro botiquín bien provisto de cuantos remedios conozcamos y sospechemos que nos pueden hacer falta. 8. Una balanza de cocina nos ira bien para pesar los cachorros. 9. Una regla para medirlos. 10. Un biberon pequeño especial de cachorros (Yorkshire) y leche maternizada. Se deberá instalar a la perra en la paridera por lo menos una semana antes del parto para que ella se acostumbre a la misma. Deberá esta en un lugar tranquilo, cálido y con aire fresco. Debe tener el tamaño suficiente para que la perra pueda moverse con comodidad. El piso debe ser fácil de lavar y es muy usual el uso de empapadores, para que los cachorros esten siempre secos. La paridera se puede utilizar una caja de guardar ropa de estas planas y opcionalmente se le pueden instalar unas barras en los lados para proteger a los cachorros de ser aplastados. Protegeremos el cable electrico de la manta electrica para evitar que la hembra pueda sufrir cualquier accidente mordiendolo. Este tipo de cajas son lo suficientemente comodas para que la hembra salga con facilidad y los cachorros no puedan salir. Debemos escoger una que sea lo suficientemente grande para que la manta electrica no la cubra en su totalidad, facilitando asi que la madre se pueda retirar del calor si lo desea. La temperatura es fundamental. Esta será de unos 25 grados a la altura de los cachorros y estos no deben salir de esta area. A veces es frecuente utilizar una lampara de calor tambien. La mayoria de los partos se dan de noche, por lo que por las caracteristicas de esta raza (pequeña), normalmente el sitio donde se suele poner la paridera durante el parto, suele ser nuestro propio dormitorio. También es muy recomendable, hacer un parque cerrado como de un metro cuadrado, para ponerlo en el dormitorio, y así poder estar pendiente en todo momento. En el suelo, poner papel de periódico, esto hará que la perriita cuando empiece el parto, intente romper todo lo que pueda con los dientes o rascando, cosa que tú oirás. La perrita por instinto intentara hacer la cama, asi que por eso arañará y mordera, y los periodicos te ayudaran a saber que el momento a llegado.
Lo del parque, es porque si la dejas suelta, así cuando empieza el parto no expulse un cachorro debajo de la cama, otro debajo del armario, y así sucesivamente, provocando la posible muerte de los cachorros.
Dentro de este parque, tienes que poner la caja. El parque tendrá el suficiente espacio para que la perrita haga sus necesidades en un lado, en cuanto a que la pongas en tu dormitorio para el parto, es porque asi la controlarás mejor, asi no te pasará lo que a veces suele suceder que nos quedamos dormidos o cualquier otra cosa, asi que es más comodidad nuestra que para ellos. Aparte ellas si nos estan viendo se sienten más amparadas y calmas. Si le pones toallas o algo de tela, los cachorros, se pueden asfixiar al quedar debajo de la tela, con los periódicos no pasará. La perra cuando para, te va a ignorar totalmente, y solo va ha tener ojos para sus cachorros. Lo de meterla en tu habitación, es solo para parir o para que cuando empiece el parto tu te puedas enterar, después puedes pasarte con ella a otra habitación para atenderla. PARTO: • A partir del día 58 de gestación, tendrás que tomar la temperatura a la perra, y así poder estar preparado para el parto.
Por lo general la temperatura se eleva a 39°C poco antes del parto y se mantiene 2 ó 3 días, pero sube hasta 39.3ºC no más, coincidiendo con la "bajada" de la leche. No debe confundirse con infección postparto. Mucosidad (Tapón de flujo) Previo al parto normalmente se observa una mucosidad amarillenta, es el tampón de flujo, que se hecha para preparar el parto, todas lo hacen y unas más que otras. Cuando empiece el parto, lo vas ha saber, unas horas antes efectivamente, la perra está nerviosa, y te busca, y gime, rascando y rompiendo lo que la pongas. Procura, que en la casa no este nada más que tú, que ella se encuentre tranquila, y sin agobios, si se pone muy nerviosa, regáñala, (solo un poquito), pues muchas veces, cuando les viene la contracción, la retienen por miedo y hacen que se mueran los cachorros. Debe de estar en un sitio del que ella no pueda salir, para meterse debajo de una cama, de un mueble, o entre los cojines del sofá. Se producen contracciones uterinas débiles en forma intermitente, a menudo acompañadas por orina a cada rato. Pero no hay contracciones abdominales. • Tener preparado un poco de leche condensada, con azúcar o miel, con una yema de huevo, y cuando haya parido varios cachorros, se lo das. En muchos casos, el parto empieza soltando verde y negro, en un principio no debemos alarmarnos, y debemos dar tiempo, para la expulsión del primer cachorro, en lo que tenemos que tener cuidado, es en el tiempo que pasa entre que empieza el parto con contracciones y la expulsión del cachorro, cuando las contracciones son fuertes, y observamos que cuando hay una contracción, ella se coloca para echar algo, es cuando debemos de contar que no pase más de hora u hora y media. • Un parto normalmente suele durar de 4 a 12 horas, pero a veces se puede alargas hasta 36 horas en una perra muy nerviosa primeriza. El parto paso a paso: PRIMER ESTADIO: Cuando se da el parto, la hembra estará asustada, molesta y aprensiva, pierde el apetito, puede temblar, jadear e incluso vomitar. Mirará su flanco con ansiedad. Algunas estarán tranquilas, otras excitadas. Unas querrán estar junto al dueño, otras querrán estar solas. Es difícil identificar con exactitud el momento de la transición entre la etapa primera y segunda, ya que depende en gran medida del encaje de la cabeza fetal en el canal del parto, una vez que se ha dilatado completamente cuello uterino. Es muy importante que nos pongamos al habla con nuestro veterinario, en cuanto observemos que los signos de esta primera etapa se vuelven más debiles o cesan después de unas horas. NUNCA OBTEMOS POR "OBSERVAR Y ESPERAR" Todo va normal y comienza la segunda etapa. SEGUNDO ESTADIO: La cabeza se colocó en posición y el cuello uternio se dilató completamente. El cuello uterino (cervix) puede es difícil ser alcanzado con el dedo. Es un hecho preocupante que a menudo, se confunda la región de constricción del extremo craneal del vestíbulo con el cuello uterino. Es importante que sepan que tanto la presentación anterior, como la posterior son normales en la perra. Se calcula que el 40% de los partos tienen presentación posterior. Estos casos están sujetos a cierto retraso, sobretodo el primero de la camada. La presión sobre el cuello uterino estimula los pujos, por lo que el inicio del segundo estadio se caracteriza por un esfuerzo visible de la perra, en posición sentada, como queriendo defecar. La proporción entre el cachorro y el tamaño de la pelvis es un factor importante. A diferencia de las razas grandes los nacimientos son más lentos, tanto en el esfuerzo para expulsar el feto como en el intervalo entre expulsiones. Las contracciones casi siempre se caracterizaran por ser violentas violentas y vigorosas, por lo que es insprescindible que se atiendan para evitar una posible distocia. Las contracciones se vuelven más regulares, frecuentes y vigorosas; por lo general, los ultimos esfuerzos previos al nacimiento se caracterizan por que la hembra arquea su espalda y eleva la cola. Entre las contracciones se lame la región vulvar. Lo primero que aparece por la vulva es líquido y luego la bolsa amniotica. En este momento la cabeza del primer cachorro ocupa la pelvis de la perra, y esto desencadena nuevas contracciones hasta que el cachorro es expulsado. Si la dejamos lo primero que hará es intentar la eliminación de la placenta. Las perras comen por instinto todas las placentas, esto fundamentalmente se debe a dos razones.
Primera.- Por limpieza, al igual que tienen que estimular a sus cachorros ha hacer sus necesidades y después comer sus heces.
Segunda.- Los primeros días de vida de una camada son cruciales, por lo que la perra no abandonará su prole, asi que el comer las placentas, le significará no tener que buscar alimento, pero nuestros perros no tienen que buscar alimento, se los facilitamos nosotros.
Dicho esto, debemos entender que a parte de las placentas, en el parto el animal digiere toda la suciedad (por llamarla de alguna manera), el darse un atracón o el comerse placentas en mal estado, provoca las dichosas diarreas posparto que todos conocemos. Así pues podremos observar que hay placentas de un color más oscuro verdoso, esta nunca se la daremos. El primer cachorro es el que más sufre el parto, porque es el que inicia el camino. Una vez que sale, si la bolsa no se rompió, la perra la desgarra con los dientes y si esto no ocurre por inexperiencia, seremos nosotros los que la desgarraremos con los dedos permitiendo al cachorro respirar por primera vez. Es en este momento seremos nosotros los que secaremos bien el cachorro, facilitando si es necesario una gota de Respirot en cada orificio nasal, para ayudar a una buena respiración y eliminar las secreciones que puedan permanecer en las vias respiratorias, es bueno que al igual que un niño, hacer que el cachorro llore. Los cachorros siempre los limpiaremos con una toalla seca, hay que recordar que los cachorros nunca se deben mojar.
Le habremos puesto un pinza en el cordon umbilical que lo une a la placenta, para finalmente ponerlo en la manta eléctrica que tendremos preparada a tal efecto. En el parto, las pinzas, se les deja unos diez o quince minutos, Una vez que has puesto la pinza, cortas el cordón con una tijera, la pinza tiene unos dientes, que hace que el cordón quede totalmente sellado, se debe dejar el tiempo dicho para que la sangre coagule, se la quitas y ya está. No debes darle nada de nada, ni tan siquiera desinfectarlo, todo lo que le des, inmediatamente la madre se lo lamerá. Puedes atar el cordón con un hilo, para que no haya ninguna pérdida de sangre, (mucho cuidado con esto, pues la madre va a intentar quitar del cachorro, todo lo que ella vea que no es normal) y muchas veces, empiezan tirando del hilo y siguen con la tripa. El hilo debe de ponerse entre la pinza y la tripa del cachorro (a un cm del ombligo), cortando muy al raz las puntas del hilo y por la parte contraria, se corta el cordón con una tijera. Cuando un cachorro no termina de salir, hay que ser muy rápido y pedir la ayuda de alguien, para que sujete a la madre.
Casi siempre sucede, cuando nacen de nalgas, pues salen las patas, y se queda atascado por los hombros,
Con una toalla de las de bidé, cogemos al cachorro y aprovechando las contracciones de la madre, tiramos poco a poco del cachorro, girándole en el sentido de las agujas del reloj, cuando hayan salido los hombros, tiramos de cachorro hacia arriba, siempre con mucho cuidado, pues le podemos partir el cuello. Nunca debes de tirar del cachorro al menos que te guies de las contraciones de la madre, porque si no tiene contraciones y tirar, puede pasar que le rompas la bolsa antes de salir la cabecita y si eso pasa, es cuestión de minutos que el cachorro se asfixie. Ten cuidado!
Un estimulante respiratorio se les da a los cachorros, que nacen con síntomas de asfixia, o les cuesta respirar. No poner más de dos gotas, bien por la boca, o por los conductos de la nariz. Esto depende de que medicamento utilicemos, informate con tu veterinario al respecto. El Docatone-V y Dopram-V son dos alternativas, se suministran de diferentes maneras, asi que consulta y busca equivalentes. Para echársela, pondremos al cachorro con la cabeza hacia arriba, y seguidamente, le ponemos al contrario, para facilitar, la expulsión de los líquidos. Cuando salga el cachorro, debemos de friccionar bien a la contra del pelo, empezando desde el rabo hacia la cabeza, esto hará que la circulación de la sangre sea mejor, aparte de reanimarle, frotaremos con energía, (No como si lo estuviéramos acariciando). Debemos tener también una perilla como la que se usa para extraer los moquitos a los niños. Con esta perilla, intentaremos extraer por la nariz del cachorro, parte de los líquidos que estén en las vías respiratorias. Un cachorro normal, se mueve, llora y si lo colocamos en la teta succiona sin problemas. Tener la precaución de que a todos los cachorros recién nacidos, tanto los que están bien como los que están mal, darles un antibiótico, durante unos días para prevenir los posibles contratiempos que puede producir el alojamiento de líquidos en el pulmón, pues a los dos o tres días del parto, nos encontramos con cachorros, que no comen, porque tienen neumonía, producida por el liquido que hay en ellos. Y al intentar mamar, siente un fuerte dolor que no les permite hacer succión sobre la teta de la madre. El clamoxil pediátrico, dos gotas, dos veces al día. Pregunta a tu vete. Revisar el paladar de los cachorros, si ves que lo tiene abierto en el centro, no sobrevivirá, ya que al succionar le entra aire y no se puede enganchar. En este momento como ya se ha hablado, pondremos a la madre un poco de leche maternizada, yema de huevo y un poco de miel, o una cucharada de café de leche condesada, si lo vemos necesario también es bueno sacar un poco a la hembra a pasear un poco, teniendo en cuenta que si se nos detiene como para defecar, es posible que expulse otro cachorro. Una vez que ha nacido el último cachorro, debemos asegurarnos que realmente sea el último. Tener en cuenta que el veterinario no puede palpar por teléfono, por lo que es conveniente hacer una revisión general de la perra, si es posible una buena palpación, una ecografía nos asegurara que todo esta bien. Si quieres realizar una palpacion del abdomen de la hembra, ponerla de costado. Si hay un cachorro, este se palpa como algo duro en la parte inferior del abdomen, ojo no lo confundamos con los riñones, pero están más arriba, cerca de la columna. A veces algún cachorro retenido se coloca hacia delante entre las costillas y es muy difícil de palpar. • Los cachorros pueden mamar nada más nacer, pero si no maman no pasa nada, el quitárselos al nacer y no ponérselos hasta que no ha terminado el parto, es importante, porque, si se los dejas a la madre, se van entreteniendo con los cachorros y para el parto. También puede suceder, que empiezan a morder el cordón umbilical, y terminan sacándoles el intestino. Les pones en una mantita eléctrica para que conserven la temperatura, donde la madre no los oiga y se los vuelves a acercar cuando ha terminado el parto para que mamen. POSTPARTO: • Lo primero que debes de hacer es preparar a la madre y recuperarla. Un buen baño le vendrá de maravilla, con agua calentita, rápale la parte de las mamas, y sécala bien con secador que no se quede húmeda. • Aqui podemos comenzar a darle la formula postparto que hará que el útero se vaya contrayendo lentamente y elimine los restos de placenta y los coágulos que pueden haber quedado. Este efecto natural hace que el aparato genital vuelva a su tamaño normal en poco tiempo y se vaya preparando para una nueva preñez a la brevedad. Algunos están acostumbrados a dar ergotamina. No esta contraindicada. O sino oxitocina inyectable. Se suele usar Methergin (consulta al vete) das tres gotas al día durante cinco días, repito solo tres gotas! • Hay algunas perritas que incluso cerca del mes de haber dado a luz, siguen manchando algo. No te preocupes si es lo que te pasa, porque es normal que despuès de 10 ò 12 dìas, aùn manchen.
Si se ha comido las placentas, sus cacas serán negras, y estará unos días sin querer comer.
A partir de ahora es importante que tome carne cruda de ternera, queso, (No fuerte), petit suisse natural y por supuesto debes aumentarle la dosis de calcio, el calcio D3 de Bayer, un comprimido al día, • Por lo general la temperatura se eleva a 39°C poco antes del parto y se mantiene 2 ó 3 días, coincidiendo con la "bajada" de la leche. No debe confundirse con infección postparto. Si tuviera fiebre, debes darle antibiótico. Augmentine jarabe. 1ml. (consulta siempre al veterinario).
•Es importante sino somos lo suficientemente experimentados, efectuar una revision de la hembra, después del parto. Otro dato a tener en cuenta es que la persona que vea a nuestra hembra, por lo que en la medida de lo posible, tendremos la previsión de que conozca a las personas que la van a ver, con el fin de no interferir en su conducta. Si la perra esta muy sensible, asustada o agresiva conviene aplazar la revisación postparto para no interferir con la lactancia. Salvo que algunos síntomas justifiquen la revisación.
• Existen hembras que por tener muy poco instinto materno (esto es genético) no alimentan a sus crías, las abandonan, las aplastan, no las lavan, están sumamente nerviosas y agresivas. A veces pasa que luego de una cesárea la perra esta molesta y tampoco quiere atender a sus crías. Esto puede inducirse por una mala práctica hoy en desuso que es la aplicación de estrogenos durante el parto, con la intención de abrir el canal del parto. • La madre debe de estar totalmente dedicada a sus cachorros, y bajo ningún concepto debemos de dejarla a su libre albedrío por toda la casa, hay que hacerle un recinto de no mas de 1 m2. en una habitación cerrada donde no oiga a nadie para que esté con sus cachorros, y cuando tenga que salir, debe hacerlo necesitando de nuestra ayuda, pues para ella es muy difícil, estar viendo como nosotros hacemos nuestra vida, y ella allí metida sin moverse, entonces lo que hace es sopesar si la merece la pena, y decide andar saliendo y entrando a su gusto como lo ha hecho siempre y al final deja a sus cachorros abandonados y todo por culpa de nosotros! Esto es durante la primera semana, a no ser totalmente necesario, debemos de seguir haciendo nuestra vida, claro está, mirando de vez en cuando lo que pasa, más o menos cada tres o cuatro horas. No debemos tenerlos en la habitación nuestra ni en ningún sitio de la casa, donde ella pueda deambular. Repito que debes de buscar hacerle un parque de no mas de un metro cuadrado, con una caja como de 20cm. de alto, para que cuando ella salga a hacer pipi, echarse fuera, comer, etc. y no se salgan los cachorros enganchados a sus mamas. A los diez días, la madre ya no estará tanto tiempo con ellos, y entrará cuando lo necesite, normalmente, cuando ella los escuche llorar, entrará para limpiarles los culetes, y darles de mamar. LACTANCIA Y DESTETE: A las tres semanas, ya iremos dándoles de comer un poquito, (nunca biberón). A los diez días, sacaremos a la madre por la noche, para que a partir de este tiempo, no la pueda dar ningún ataque de eclampsia, metiendo a la madre nuevamente a primera hora de la mañana. Los cachorros se empiezan a iniciar a comer a las tres semanas, con un poco de Potitos de pollo con arroz (comida de bebé), unas bolitas de carne de ternera, petit suisset, (en dosis muy pequeñas para que no puedan empacharse). Por ejemplo: de petisuit, potitos, papilla 1/2 ml con una jeringuilla el primer día, dos o tres veces al día, aprovechando que la madre haya estado un par de horas fuera, y antes de que la metamos para que estén con hambre, las bolitas de carne no mas de dos bolitas como del tamaño de un garbanzo. Según vayamos viéndolos iremos aumentando la cantidad, así a los 30 días, estarán comiendo solos, aparte de mamar. Es muy importante una buena alimentación. El calcio y las vitaminas, primero durante la gestación y también durante la lactancia. Durante la lactancia, debemos aumentarle a la madre, sobre todo el calcio, pero es importantísimo, que a partir de los diez días, la madre no este en todo momento con los cachorros, de forma que solo la meteremos, cada dos horas, estará como media hora con los cachorros. Por la noche, la metemos antes de acostarnos, dejándola hasta que veamos que los cachorros han mamado bien. La sacamos y la tenemos, casi toda la noche sin ellos, como a las seis o las siete de la mañana, pondremos el despertador, para meterla con sus hijos. Un cachorro debe empezar a comer a partir de los veinte dias. El destete se le debe hacer a las cinco semanas, a partir de aquí, la comida de la madre no sirve para nada, solo para atrasarles el crecimiento. De tener que alimentar con biberon, deben de tomar hasta que no quieran más, después se pasa una toallita húmeda en agua templadita, y otra seca para que no cojan frió, y pasársela a contrapelo, de esta forma haces lo que haría la madre, lamiéndoles y limpiándoles bien. Pasar la toalla bien por la cara y los ojos principalmente, para irles quitando las telitas que les pega los parpados, (con estos días ya deberían haber abierto los ojos). Con un algodón mojado se debe limpiar el culete para estimular que hagan caca.

El biberón debe de ser de leche para cachorros de perro. (PerroLac o Royal Canin) A esta leche se le incrementa una cucharadita de papilla para bebes sin gluten y se lo pasa por el colador, para que no queden grumos.

Nunca se pone al cachorro para tomar el biberón verticalmente, siempre sobre una mesa, no dejar que se levante, pues si le cayera una gota al pulmón, seria fatal. Resumiendo:
- El cuidado de la camada durante los primeros días se reduce básicamente a la vigilancia de que todos mamen y que se mantengan secos y calientes si hace frío, y algo más frescos si el calor es fuerte en verano. Asimismo, hay que comprobar que ningún recién nacido quede aplastado bajo el cuerpo de la madre, lo que podría provocar su asfixia. - Las atenciones deberán centrarse en la madre, dándole dos buenas comidas diarias en lo referente a la calidad de los alimentos (normalmente comida para cachorros) y agregarle en su plato algún complejo que contenga calcio, ya que puede darse el caso de que a los pocos días de empezar a amamantar a la camada se produzca una fuerte bajada de calcio en el organismo, originando una Eclampsia. - Después del parto, la perra continuará evacuando flujo por la vulva con algo de sangre y, tal vez, restos de tejidos. Esta situación es totalmente normal y puede desarrollarse hasta los 15 días siguientes al alumbramiento sin representar riesgo, siempre que no huela demasiado desagradable y no se prolongue durante más tiempo. Si se detectara alguna anormalidad, se haría indispensable la visita al veterinario.
- Durante los tres primeros días, los cachorros mamarán de la madre un líquido lechoso llamado calostro que, además de ser altamente nutritivo, es muy rico en grasas y glóbulos blancos. Su función principal es la de transmitir a los cachorros los anticuerpos de la madre para que el organismo de los recién nacidos reaccione ante sustancias extrañas con su propio sistema inmunológico. - Otro de los cuidados a desarrollar es la vigilancia de las mamas de la madre. Hay que notar que la temperatura al tacto sea superior al resto del cuerpo, algo que resulta del todo normal si es hasta tres grados más. También habrá que vigilar que no le duelan y que no estén obstruidas, para lo que se podrán drenar levemente para comprobarlo. - Entre el segundo y tercer día de vida se caerá el resto de cordón umbilical que aún tienen los cachorros y que se habrá ido secando. La madre los lamerá para mantener la limpieza y es normal que los ingiera tras el desprendimiento. - También, por la misma fecha, empezarán a mamar leche y el calostro dejará de ser secretado por la madre. Esto se reflejará muy nítidamente en el peso de los recién nacidos, ya que cuando empiezan a mamar leche el peso tiene una progresión significativa, doblándolo en diez días aprox, mientras que cuando sólo maman calostro el peso no experimenta cambios e, incluso, en las primeras 24 horas puede darse algo de pérdida de peso. - La percepción de los cachorros durante los primeros días se basa únicamente en el olfato, que está presente desde el nacimiento y que es la guía que utilizan para llegar a la madre y, en especial, a los pezones para mamar. - Al principio son sordos y ciegos, el sentido auditivo empieza a desarrollarse desde el decimoquinto día en adelante, llegando a percibir las variaciones de tono en torno al día 30 de vida. La visión se desarrolla gradualmente y entre el décimo y el duodécimo día abren los ojos, siendo en principio claros y estando cubiertos por una membrana que, con el paso de los días, irá desapareciendo, permitiéndoles la visión plena entre el día 22 y el 27 de vida. - A los pocos días de vida (en la primer semana preferiblemente) se les corta el rabo a los cachorros. Son muchos los que opinan que este procedimiento es aberrante, una mutilación sin sentido, hasta hay lugares en donde está prohibido hacerlo. La razón por la que se los corta es estética más que nada, de equilibrio. En segundo lugar porque los huesitos de la cola son muy débiles en la raza, es muy probable que ante un golpe o accidente se quiebren fácilmente y esto conllevaria a una operación con anestesia, que es mucho más traumático, doloroso y de riesgo. CORTE DE RABO --->Click AQUÍ.

Diseño web Yorkieslove
Todos los derechos reservados - Copyright © 2009-2010
 
Free website hosting Creative Commons License